Aislamiento del Campo Operatorio

Aislamiento del Campo Operatorio
Aislamiento del Campo Operatorio

Por: CD. Mg. Arturo Anzardo López
Docente del Internado Hospitalario | Facultad de Estomatología | Universidad Inca Garcilaso de la Vega

Dada la actual situación sanitaria, la odontología viene adaptándose a las circunstancias, por ello se vienen implementando medidas de bioseguridad relacionadas a los ambientes odontológicos, al paciente y a todo el personal que se desempeña en un consultorio.
Es así que, en la endodoncia, tratamiento realizado en odontología, uno de los procedimientos que ha tomado mayor relevancia es el aislamiento del campo operatorio. Este procedimiento mediante el cual se aisla un diente del resto, se viene enseñando en las universidades desde hace varias décadas, sin embargo, siempre hubo cierta resistencia a su uso rutinario por parte de un sector odontológico. Actualmente, su empleo es indispensable para el mejor pronóstico, tratamiento de los conductos radiculares y la restauración de un diente.
En primer lugar, al colocar el dique de goma con el arco y el clamp, se aparta la saliva del paciente de cualquier salpicadura y contacto con el odontólogo. De la misma forma, se cubren las fosas nasales con el dique de goma, acción que antes no se realizaba, con el fin de desviar la respiración del paciente.
En segundo lugar, durante la apertura cameral, queda expuesto al aerosol producido por la presión de la pieza de mano de alta velocidad para activar la fresa con la que se realizará el corte del esmalte, la remoción de restauraciones presentes y de caries. Así mismo, al momento de abordar la cámara pulpar, dicho flush o aerosol se mezclará con sangre o tejido pulpar necrótico, los cuales pasarán a conformar ese aerosol.
Estas razones se suman a las ventajas ya conocidas del aislamiento, como las endodóncicas propiamente dichas, de protección al paciente y de protección al asistente y al operador.
Este virus dejará como experiencia endodóncica positiva, el reaprendizaje del aislamiento y su uso cotidiano en los tratamientos de conductos radiculares. Es por ello, que las razones para no exceptuar el aislamiento en endodoncia, son contundentes como medida preventiva para el personal asistencial y el odontólogo.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on Twitter