¿Cómo decirle “no” a los distractores?

no a los distractores 1 adaptadoç

¿Cómo decirle “no” a los distractores?

Por: Consultorio Psicopedagógico
Universidad Inca Garcilaso de la Vega

Sabemos que durante nuestro proceso de aprendizaje en las aulas o en casa, uno de los principales problemas que nos toca enfrentar son aquellos elementos que, en mayor o menor medida, son causales de distracción en nuestra rutina diaria de trabajo y, especialmente, en los estudios.

Es como si se tratara de una lucha constante contra nosotros mismos por intentar vencernos, pero, ¿vencernos en qué? Precisamente, en las inclinaciones en nuestra mente y conducta justo cuando requerimos de mayor atención y concentración para la realización de distintas actividades académicas.

¿Cuántas veces te ha pasado que, aun cuando te lo has propuesto hasta el cansancio, ha sido complicado no coger el celular para responder mensajes o revisar estados? Incluso, especialmente cuando nos encontramos realizando una tarea grupal y con constantes coordinaciones, debemos responder mensajes todo el tiempo, pero ello no evita que podamos desviarnos de las ventanas del teléfono y llegar a las redes sociales y quedarnos entretenidos en algún estado, foto o meme que nos causó gracia y quisimos compartirlo con nuestros contactos y, sin darnos cuenta, perdimos 5 o 10 minutos valiosos y, sobre todo, la concentración en la actividad pendiente.

Pero el teléfono no es la única causa de distracción en los estudios, si bien puede ser la principal, no es la única. Muchos elementos pueden influir dentro de nuestro rendimiento a la hora de llevar a cabo nuestros pendientes estudiantiles o de trabajo, desde el lugar en donde trabajas o estudias, que puede ser tu habitación o una oficina, la temperatura del momento, tu capacidad de organización, hasta tu situación emocional actual.

Además, ¿no te ha pasado que cuando no entiendes una materia determinada, has optado por dejar la tarea de lado y postergarla para cuando tengas tiempo de estudiarla con calma para poderla entender? El hecho de no entender una asignatura o tema puede ser un elemento distractor que también nos haga caer en la tan desfavorable procrastinación, que lo único que nos acarreará será más carga de trabajo y con ella, más estrés y ansiedad.

Se trata de educarnos en priorizar actividades para luego poder tener el tiempo necesario para aquello que más nos guste hacer, desde charlar con nuestros amigos por las redes hasta disfrutar de lo que más nos gusta desde casa.

Ten en cuenta que, al organizar tu tiempo mediante horarios o metas diarias, puedes evitar los distractores, pues al plantearte objetivos evitarás todo aquello que te impida lograrlos, desde el uso indebido del teléfono, hasta la forma en que organizas tus actividades diarias.

Es importante tener un tiempo separado para cada actividad, y eso incluye aquellas que más nos gustan y relajan, pero para ello, debes evitar aquello que te impide tener el tiempo requerido para ti mismo. Decirle ¡no! a los distractores depende de ti.

Cómo decirle NO, a los distractores ok

Compartir...Share on FacebookTweet about this on Twitter