Conoce el Test de Rorschach

test de rorshach adaptado 2

Conoce el Test de Rorschach

Por: Oficina de Comunicación y Marketing
Universidad Inca Garcilaso de la Vega

Quizá has visto en alguna serie o película la escena en la que el psicólogo usa un conjunto de láminas con imágenes hechas en tintas, que no tienen una figura definida para que la persona diga qué ve. En la vida real esta prueba existe, su nombre es Test de Rorschach y es una herramienta para el análisis de la personalidad. Hoy te contamos su historia a partir de cuatro claves:

¿Cómo funciona el Test de Rorschach?

Se trata de un conjunto de diez láminas con manchas de tinta sobre un fondo blanco. Cinco son en blanco y negro, de las restantes dos son en rojo y negro; las otras tres presentan colores múltiples en tonalidades de rojos, azules y verdes. Las láminas son presentadas al paciente en un orden y una dirección específica. Si al recibirlas, la persona las cambia de posición el analista debe registrar ese detalle.

La asociación de ideas con figuras abstractas en las manchas les brinda a los psicólogos información valiosa para contrastar hipótesis sobre la salud psíquica de su paciente. Es el mismo principio que opera cuando se reconocen figuras en las nubes: lo que se ve dice mucho de lo que está pasando por la mente del sujeto de estudio.

¿Cuál es su origen?

El Test de Rorschach fue creado por el psicólogo Hermann Rorschach, y publicado por primera vez en 1921. Su objetivo es evaluar la psique del paciente, a partir de qué tipo de figuras identifica en las láminas. Casi 100 años después de haber sido dado a conocer se sigue utilizando.

Antes de Rorschach, las láminas con tinta habían sido utilizadas por un psicólogo llamado Szymon Hens, cuya tesis doctoral exploraba la identificación de las manchas que hacían los niños, los adultos y los enfermos mentales. El trabajo de Rorschach fue desarrollar un instrumento de diagnóstico psicológico y convertirlo en un procedimiento.

¿Por qué ha sido cuestionado?

Su creador falleció apenas nueve meses después de publicar el estudio por lo que no pudo ampliar la investigación. Por eso la prueba ha sido debatida por falta de rigor. Sin embargo, ha sobrevivido a los años y su interpretación ha sido sistematizada para que no dependa de la subjetividad del analista sino de un método psicoanalítico. De hecho, se crearon listas de categorías para clasificar lo que la persona ve, cómo lo ve y en qué parte de la lámina. Toda la información tiene un significado útil para el análisis.

¿Cuándo se recomienda su uso?

Aunque actualmente se usa en el campo forense, educacional e, incluso, para la selección de personal en las empresas a través de una variante conocida como Test de Zulliger. Su uso principal es “proyectivo”, es decir, para lograr que a través de un estímulo sin estructura formal como una mancha el paciente “proyecte” su modo de ser, su personalidad y cómo entiende el mundo.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on Twitter