Modalidad presencial versus Modalidad virtual. Cómo pensar la educación superior a partir del 2020 Entrevista a la Dra. Mónica de Ávila

DRAAVI~1

Entrevista a la Dra. Mónica de Ávila
Modalidad presencial versus Modalidad virtual.
Cómo pensar la educación superior a partir del 2020

Por: Oficina de Comunicación y Marketing
Universidad Inca Garcilaso de la Vega

Doctora De Ávila, ¿qué expectativas le genera la relación entre la modalidad de enseñanza presencial versus la modalidad virtual como aporte a la sociedad y al mundo académico?

Pensar en la educación superior es reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro. En el pasado, pocas personas tenían acceso a este nivel de educación. De ahí, la importancia de este panel. En Brasil se creó la primera institución de educación superior en Bahía, en 1808. En la actualidad, desde 2010, hemos más que duplicado el número de estudiantes universitarios en el país. Y el futuro ¿Qué nos reserva? El actual gobierno brasileño ha reducido significativamente la inversión en universidades públicas. Además, los ministros de educación y el propio presidente han dado a conocer la devaluación de la ciencia en los medios. Y el “mundo académico” solo avanza con la ciencia.

 

Para usted, ¿cuál es la importancia que le atribuye a debatir acerca de la educación virtual y la educación presencial en la coyuntura actual de la pandemia generada por el COVID-19?

La situación global actual, con la pandemia y el aislamiento social, hizo que los casi todo tuviera que migrar a la modalidad virtual. El aspecto positivo es que personas de diferentes partes del mundo pueden seguir las clases, los paneles, coloquios y congresos que se están realizando de esta manera. Las reuniones informales siempre generan buenas conversaciones, además de comunicaciones orales y/o conferencias. Además, este tema plantea una importante pregunta: ¿Cómo pensar la educación superior a partir del 2020? ¿Tiene esta pregunta una respuesta única? Creo que no.

 

¿Qué opina de las tensiones y posibilidades de la enseñanza remota? ¿Cómo influyen en el ámbito académico?

Creo que es importante analizar las tensiones y posibilidades de la educación a distancia. Pienso en la palabra “tensiones” como cargas resultantes de esfuerzos. Como un estado amenazante. Es decir, podemos estar conectados, pero dependemos de la energía, de los artefactos que tenemos (nota, celular) o que no tenemos. Y las posibilidades son lo que “puede pasar”. La educación está experimentando tensiones y posibilidades, pero el momento actual parece traer más tensiones a los educadores que terminan trabajando más y gastando más tiempo y dinero propio.

¿Cree usted que la enseñanza remota debe reemplazar a la presencial?

¡Espero que no! No me gustaría vivir en una sociedad sin una relación de cercanía, caricias y abrazos. Y es de estos afectos que también se hace educación. Creo en una educación que se hace conociendo gente, de cuerpo entero, y este tipo de educación no se da de forma remota.

 

¿Cree que la enseñanza digital en Latinoamérica ha evolucionado en relación al impacto de la pandemia del COVID-19? 

No sé si evolucionó, pero sé que los educadores y los educadores tenían que crear y seguir caminos que antes no eran comunes. Si la evolución significa mejor calidad, la respuesta es no. Pero si la palabra evolución nos lleva a ser más y a tener más creatividad, la respuesta es sí. Y la creatividad es una herramienta que los profesionales de la educación en América Latina han utilizado durante mucho tiempo y saben muy bien cómo utilizar.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on Twitter